DEVOCIONALES PARA SER LUZ

Devocional para ser Luz

«Tuya es, oh Jehová, la magnificencia y el poder, la gloria, la victoria y el honor; porque todas las cosas que están en los cielos y en la tierra son tuyas. Tuyo, oh Jehová, es el reino, y tú eres excelso sobre todos.»

1 Crónicas 29:11 RVR1960

 

 

Dios excelso

Alabamos y ensalzamos al más alto y sublime, al que reina sobre todo el mundo.

El rey David alaba y ensalza al Señor tras la generosa ofrenda que realiza el pueblo de Israel para la construcción del Templo, reconociendo que todo es de Dios y todo procede de Él, y que por tanto lo que ofrecen voluntariamente para el Templo lo han recibido anteriormente del Señor mismo.

Nosotros también debemos de reconocer que todo es de Dios, todo  lo que tenemos es porque el Señor nos los ha dado. Es muy fácil llegar a pensar que aquello por lo que hemos pagado un precio nos pertenece, una parcela de tierra, una casa, un coche, joyas, etc. pero todo es del Señor, hasta el aire que respiramos, el agua que bebemos o la luz del Sol.

Llegamos incluso a hacernos propietarios de otras personas, sin valorar ni respetar su vida, su tiempo, opinión, sentimientos o decisiones, queriendo someterlos e imponerles nuestros deseos, cuando realmente no somos dueños ni de nosotros mismos.

Tan solo somos administradores de las cosas que tenemos, como dijo Job “Jehová da y Jehová quita, bendito sea el nombre de Jehová”. Así como hoy tenemos una casa y bienes, mañana podemos perderlo todo, así como hoy tenemos salud mañana podemos tener una enfermedad, nuestro cónyuge es nuestra ayuda en el camino y nuestros hijos un préstamo de Dios para cuidarlos y formarlos, la naturaleza debemos de conservarla y protegerla y a nuestro prójimo debemos de respetarlo, valorarlo y amarlo como a nosotros mismos.

«Jesús es la imagen del Dios invisible, el primogénito de toda creación. Porque en él fueron creadas todas las cosas, las que hay en los cielos y las que hay en la tierra, visibles e invisibles; sean tronos, sean dominios, sean principados, sean potestades; todo fue creado por medio de él y para él.»

Colosenses 1:15-16 RVR1960

Todo fue creado por Él, pues nadie más puede crear, todo es de Él, y lo entrega o arrebata conforme a su voluntad, y todo es para Él, pues solo Él es digno y todopoderoso.

Dios está sobretodas las cosas, cada uno de sus atributos excede nuestro entendimiento y comprensión, es en una íntima comunión con el Señor a través de la oración y a través de la Palabra que llegamos a conocerlo y reconocerlo cada día más y más.

Realmente somos conscientes de que nada es nuestro cuando admitimos el completo señorío de Dios y por tanto le agradecemos por cada una de las cosas que nos permite tener, reconocemos toda su generosidad y poder, así como le alabamos y ensalzamos dándole toda la gloria, pues el Señor es el excelso sobre todos.

Así que en el día de hoy glorifica al Rey de cielo y tierra y agradécele por tu vida y por cada una de las cosas que tienes y no lamentes las que no tienes, disfruta de su maravillosa creación y ama a tu prójimo como lo hace el Señor.