Devocional

LA SEMILLA DE VERDAD 

Porque por gracia sois salvos por medio de la fe; y esto no de vosotros, pues es don de Dios; no por obras, para que nadie se gloríe. Porque somos hechura suya, creados en Cristo Jesús para buenas obras, las cuales Dios preparó de antemano para que anduviésemos en ellas.  Efesios 2:8-10. 

Este pasaje de la escritura nos habla de nuestra salvación como un regalo de Dios. 

¿Has recibido completamente y con agradecimiento este regalo?

Puede que haya momentos en los que creas que no lo mereces, o lo des por hecho. Lee despacio el versículo 8, una palabra cada vez. 

¿Cómo es que has llegado a recibir este regalo de la salvación? 

Por su gracia – inmerecida, no ganada, por su favor. Te ha sido dada esta gracia por el tremendo amor de Dios y su rica misericordia. Te ha sido dada con un propósito, aquél que Dios ha planeado. 

PLANTA LA SEMILLA 

Recita tranquilamente el versículo principal de hoy. Guárdalo en tu corazón y medita en él durante el día. 

Efesios 2:10 

“Porque somos hechura suya, creados en Cristo Jesús para hacer buenas obras, las cuales Dios preparó de antemano para que anduviéramos en ellas”. 

RIEGA LA SEMILLA 

Considera lo que significa ser Su trabajo.  Todo:

  • Las circunstancias de la vida, 
  • Tu personalidad, 
  • Tus talentos, 
  • Tus puntos débiles y los fuertes,

Todo ello ha contribuido a que seas quien eres y como has sido escogida en Cristo. 

1) Aparta hoy un tiempo para agradecer a Dios por su trabajo en ti. 

2) Pídele que te ayude a ver cómo te ha capacitado para bendecir al cuerpo de Cristo. 

3) Escucha y observa. 

4) Pídele que te de sabiduría y comprensión. 

5) Síguela adonde te guíe en el sendero de la justicia y permite que Él te lleve pacientemente. 

6) ¡Deja que te anime! 

LLEVA FRUTO 

7) Creados para buenas obras. 

TERMINA EN ORACIÓN 

8) Pide al Señor que traiga vida a todo lo que ha sido plantado hoy en tu corazón.

9) Disfruta de lo que Dios está haciendo en ti y a través de ti.

10) Que la mira sea siempre en Cristo.

Que Dios nos bendiga y demos fruto al ciento por uno, pero sobretodo que nos halle trabajando en la viña del Señor.

Bienaventurado aquel siervo al cual, cuando su señor venga, le halle haciendo así. Mateo 24:46