El Primer Latido del Corazón

El Primer Latido del Corazón Humano
Se produce a los 16 días después de la concepción.

       Investigadores de la «British Heart Foundation» (BHF) han demostrado que el corazón de las crías de ratón comienza a latir tan solo 7,5 días después de la fecundación, lo que llevado hasta los humanos sugiere que el primer latido se produce solo 16 días después de la concepción, tal como han asegurado los científicos en un comunicado.

    En esta investigación, publicada en la revista «eLife», los científicos estudiaron el desarrollo del corazón del ratón y descubrieron que las contracciones comenzaban cuando se formaba una estructura conocida como creciente cardíaco, tan solo 7,5 días después de la fecundación, y no más tarde, como se pensaba hasta ahora.

     Los científicos usaron marcadores fluorescentes, moléculas brillantes que se unen a sustancias o tejidos, para rastrear el flujo de una sustancia fundamental en el proceso de contracción del corazón: los iones de calcio. Gracias a esto, el equipo pudo ver, en qué momento los iones inducían las contracciones coordinadas de las células cardiacas, o sea, el primer latido.

Riley ha dicho que es fundamental averiguar cómo se activan los latidos.

     «Descubrir cuándo late el corazón por primera vez y qué problemas pueden surgir en el desarrollo cardíaco, nos permite acercarnos al objetivo de evitar enfermedades cardíacas que se producen durante la gestación», ha explicado Paul Riley, primer autor del estudio e investigador en el departamento de fisiología de la Universidad de Oxford.

    Solo en Reino Unido cada día nacen 12 bebés afectados por este tipo de enfermedades. Ese es el motivo por el que los científicos están interesados en entender mejor cómo se desarrolla el corazón y por qué aparecen fallos en su funcionamiento durante el embarazo.

   El equipo de Paul Riley descubrió el importante papel de una proteína, NCX1, en la generación de señales de calcio para activar los latidos. La proteína intercambiador de sodio-calcio 1 (NCX1) desempeña un papel importante en la eliminación del exceso de calcio de las células. Esto es particularmente cierto en el caso del corazón, donde los niveles de calcio deben ser cuidadosamente equilibrado y mantenido con el fin de mantener el órgano saludable.

    «Este estudio describe algunas de las primeras etapas del desarrollo del corazón, identifica algunas moléculas clave y muestra que el comienzo de los latidos tiene mucha importancia para el posterior desarrollo del corazón», ha resumido Nilesh Samani, director del BHF.

      El corazón es el primer órgano en formarse durante el embarazo, y tiene un papel fundamental en el suministro de oxígeno y nutrientes al embrión humano.

ÚTERO ARTIFICIAL

Prueban con éxito un útero artificial que podría aumentar la supervivencia de los niños prematuros.

Investigadores estadounidenses del Hospital Pediátrico de Filadelfia (CHOP) han diseñado un útero artificial para aumentar la supervivencia de los bebés prematuros extremos imitando el ambiente de la placenta con su líquido amniótico. El aparato, presentado en la revista científica Nature Communications, se ha probado ya en ovejas y permite que se complete con éxito el desarrollo de sus pulmones y de otros órganos.

Se trata de una mejora sustancial de las actuales incubadoras, lo que podría ayudar a salvar miles de vidas de niños prematuros. La bolsa va rellena de líquido y está conectada a diversas vías y tubos, entre los que se encuentra un cordón umbilical artificial.

En opinión de Alan W. Flake, cirujano fetal y director del Centro de Investigación Fetal en el Centro para el Diagnóstico y Tratamiento Fetal en el Hospital Infantil de Filadelfia, este sistema “podría prevenir la morbilidad severa sufrida por los bebés extremadamente prematuros potencialmente ofreciendo una tecnología médica que no existe actualmente”.

Un embarazo puede tener una duración variable entre las 36 y las 40 semanas de gestación. Sin embargo, hay bebés que se adelantan incluso en la semana 22/23. En Estados Unidos la prematuridad extrema es una de las principales causas de morbilidad y mortalidad infantil.

Los avances científicos en este campo han permitido mejorar la supervivencia de prematuros extremos de 22 y 23 semanas, sin embargo estas tasas se han logrado asociándolas a enfermedades pulmonares crónicas y otras complicaciones propiciadas por la inmadurez de los órganos, particularmente en los ‘neonatos’ de menos de 28 semanas.

El estudio publicado en la revista Nature ha sido testado en ovejas prematuras equivalentes a fetos de 23 semanas. El sistema incluye un circuito de bombeo de oxígeno conectado con el feto por un cordón umbilical. Este circuito cerrado simula el entorno de la matriz.

En corderos se ha probado que con el apoyo nutricional adecuado ha sido posible lograr un crecimiento normal.